Molded cellulose

Los profesionales del embalaje buscan cada vez con mayor ahínco reemplazar los plásticos por productos biológicos más económicos. En la actualidad, la celulosa moldeada es el producto más usado debido a los actuales procesos de producción, y en particular, la tecnología de doble tornillo es ideal para la fabricación de pulpa necesaria para producir productos moldeados. Clextral ofrece líneas de alto rendimiento, sobre todo, para la transformación de plantas anuales.

Aplicaciones en todas las áreas

Tradicionalmente usada para el embalaje de huevos y botellas (particularmente, de vino), la celulosa moldeada está siendo cada vez más usada para embalar productos alimenticios, sobre todo, frutas y vegetales, así como también para el embalaje de comida rápida. En la jardinería, las macetas de celulosa moldeada están reemplazando a las macetas de plástico, como una alternativa práctica y estética.

En lo relativo a las aplicaciones no alimentarias, la celulosa moldeada es usada para proteger piezas de repuesto y productos de alta tecnología, tales como: computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes.

La celulosa moldeada no se usa solamente como embalaje de protección. La misma puede ser teñida, se le pueden imprimir fácilmente marcas comerciales, logotipos e incluso se le pueden grabar relieves, convirtiéndola en una buena opción para embalar productos de venta minorista.

¿Cómo se elabora la celulosa moldeada?

La celulosa moldeada es producida con papel reciclado, con cartón o con celulosa virgen. La misma es convertida en pasta de fibra mediante un proceso completamente mecánico, sin la necesidad de utilizar productos químicos. Asimismo, puede ser elaborada con fibras de madera, paja de trigo o con los tallos de otros cereales o plantas anuales. El equipo de Clextral utiliza la tecnología de doble tornillo para procesar todas estas materias primas, y el mismo está particularmente bien adaptado para ser usado en plantas de procesamiento.

Independientemente de la fuente, la celulosa moldeada está compuesta por un 100% de fibras naturales, y es totalmente biodegradable y reciclable. Es por ello que en la actualidad, se ha convertido en el material de embalaje más económico, ecológico e innovador del mercado.